Frutos de dos talentos unidos por la música

Medio periodístico:
Diario La Capital

Fecha de publicación:
11 de Noviembre de 2003

<
>

Jorge Fandermole

Prensa

Prensa

Prensa
Frutos de dos talentos unidos por la música

Carlos Aguirre y Jorge Fandermole ofrecieron dos espectáculos, el viernes y el sábado últimos en El Aserradero, con los que corroboraron su condición de referentes ineludibles de la música del sur del Litoral. La solidez de sus obras se fundió en una propuesta única sin fisuras. A priori la perfección es incompatible con el arte, que no respeta ningún dogma y se basa en espontáneo e inesperado. Sin embargo estos dos músicos crean canciones tan ricas que sorprenden aunque ya se hayan escuchado previamente.
En su presentación del sábado, los creadores fueron tejiendo una red, tema tras tema, hasta conseguir un clima que atrapó con su magia a los espíritus de las 150 almas que colmaron el continente de El Aserradero. Si bien la obra de Jorge Fandermole es más antigua y más sólida en el balance de poesía y música, el arte de Carlos Aguirre no le va a la zaga. Algunas composiciones del notable pianista de Seguí revelan una conmovedora belleza como "Los tres deseos" y pasajes del tema que le dedicó al Zurdo Martínez, en los que los juegos musicales compiten cabeza a cabeza con la poesía. Otra notable cualidad del músico entrerriano es su virtuosismo en el piano. En "Navega", el tema de Fander, se mostró como un delicado y enérgico creador de tramas sonoras capaces de cribar los silencios con increíbles ráfagas de semifusas.
Exacto a la hora de tocar y sutil en la composición, el artista le da plena carnadura al espíritu creativo que lo caracteriza.
Jorge Fandermole, por su parte, sigue su camino ascendente y confirma que es el mejor compositor del momento en esta parte del mundo. Mas allá de temas impostergables como "Sueñero" y "Oración del remanso", el artista de Andino se interna en honduras mayores y sale airoso, como con "La Torcida" (chacarera endiablada) o el aire de chaya ("A don Nicolás"), temas con los que deja en claro que sabe con qué se mete.
Fandermole sigue derivando al folclore, su destino final seguramente, pero sin olvidar destellos urbanos. Aguirre, aquerenciado de entrada con los sonidos de su región, deja fluir las brisas jazzeras que surgen en distintos pasajes de sus creaciones y ambos viajan por las difíciles aguas de la creatividad constante con la seguridad de dos avezados navegantes.

Marcelo Menichetti