Jorge Fandermole El Discurso del Arte

Medio periodístico:
Diario Popular

Fecha de publicación:
24 de Noviembre de 2002

<
>

Jorge Fandermole

Prensa

Prensa

Prensa
Jorge Fandermole El Discurso del Arte

El rosarino, que volvió a sacar un disco solista tras nueve años, cree en la potencia de las canciones como arma movilizadora. Su prédica está sostenida por un álbum de intensa poesía que navega por cuestiones íntimas y sociales

Suelta sus opiniones sin el menor atisbo de arrogancia, como hipótesis, como ideas no cerradas y, frente a puntos de vista dominantes (el económico, el político, el periodístico), defiende el discurso alternativo del arte, que acaso sea cierto que aporta la jactancia de la duda, de la pregunta, de poner en suspenso verdades reveladas. Sin embargo, Jorge Fandermole tiene algunas certezas, como la del poder de las canciones como factor movilizante. Y ahora acaba de concentrar las suyas en un disco, "Navega", nueve años después de su última placa solista.
- ¿Por qué tanto tiempo?
- Después del disco del '93 fui armando ciclos, propuestas conjuntas con Adrián Abonizio, el Trío de Guitarras de Rosario, Rubén Goldín. Hicimos "Rosarinos" (espectáculo y disco en vivo con Abonizio, Goldín y el prematuramente desaparecido Lalo de los Santos). Y trabajé en cultura en la Municipalidad de Rosario, algo que me sirvió para aprender algunos secretos de la producción. Nunca pensé en hacer una carrera individual, desconectado de los demás y me di cuenta que había "juntas" que podían traer beneficios. Así que no edité discos solistas pero no estuve inactivo. Y además me ocupé de otras instancias vitales: tuve dos hijos, escribí más.
- Y sacaste el disco en un año difícil
- Sí. Comencé en el '99, pero los tiempos de edición se fueron dando de este modo. Igualmente, en el medio de todo, esta temporada tuvo gran movimiento musical. Y se me hace que tiene que ver con dar una respuesta contraria a la esperada. Cuando mirás las posibilidades, los números, las condiciones de mercado parece que la respuesta debería ser la no acción. Pero uno se resguarda trabajando. Qué vas a hacer. ¿Esperar que mejore?

Cambios

- ¿Notás cambios como autor?
- Se van dando evoluciones que tienen que ver con cuestiones de lenguaje y con nuevas maneras de pensar. Un elemento que está en "Navega" es el uso de formas musicales más estrictas de géneros tradicionales. Se cree que te cercenan, pero si las manejas no te limitan, al contrario, te dan mayor libertad. También tiene una tendencia a arreglos más claros y sencillos. El enorme compromiso de los músicos, su creatividad y gran formación académica determinaron que el disco tenga arreglos mejor pensados que el de otros trabajos en los que fueron más espontáneos.
- Dijiste que el disco es lo más parecido a vos que lograste hacer. La impresión que deja es que sos una persona con desasosiegos que busca la paz, en muchos casos a través de la música.
- No sé. Hay que confiar en tu percepción. Es probable que sea así. Uno busca la vuelta para tender a un equilibrio con el universo a través de una mirada que no es la mirada utilitaria habitual, de un discurso que no es el cotidiano. Y uno se pregunta por qué se mete en el terreno de lo inútil, de lo que no significa.
- ¿Y qué te respondés? ¿Te preguntás cómo seguir cantando en épocas tan duras para tantos?
- Por un lado me responde que lo hago por una necesidad vital y espiritual. Por otro lado, uno muchas veces se plantea qué decir. Y no hay una sola respuesta. Sí estoy convencido que ante la violencia la respuesta no necesariamente tiene que ser una dura. Una respuesta dura sirve porque moviliza, pero otro tipo de respuesta que no tiene que ver con la realidad inmediata también vale porque el que escucha se emociona desde otro lugar. Recibe otra cosa y pone en marcha mecanismos de acción. No siempre hace falta reforzar lo real. En Rosario, en una escuela marginal una docente les enseña a cantar y tocar instrumentos a los chicos. Y evita que estén en la calle. Después hacen pequeños conciertos. Hacen canciones infantiles, no hablan de su realidad, no cuentan lo que ya se ve, pero me parece que también es una respuesta.

Desvelos

- ¿Qué cosas te desvelan hoy? ("Navega" está atravesado por sueños, insomnios, vigilias)
- En el plano individual la desazón, la falta de participación, la desesperanza que, en mayor o menor medida, todos tenemos. En lo social que nos vamos acostumbrando a planos de deterioro muy importantes. Nos estamos acostumbrando a ver crónicas de la muerte en modos de represión o de exclusión tan absurdos como los de la muerte de la población infantil, por decirlo en términos técnicos, por desnutrición. Mientras tomemos como un dato de la realidad que esto está ocurriendo y sigamos tranquilamente con nuestras actividades, estamos perdidos, hermano. Estamos liquidados. Y me preocupa que haya una sola visión de las cosas, que haya dos o tres discursos consolidados, el de la economía, la política o el periodismo, y no aparezca el arte como alternativa.
- ¿Cómo influye al momento de componer la "tierra incendiada" que nombrás en "Canto versos", uno de los temas del álbum?
- Si no me equivoco fue Juan José Saer el que dijo que toda literatura se nutre de lo real. Y creo que en la música pasa lo mismo. No puedo precisar hasta dónde llega la influencia, pero sí me parece que cuanto más violento sea lo que cae sobre el individuo y las comunidades, más radicalizada, más dura será la respuesta del arte, sobre todo en un género tan clásico como el de la canción, que se ha adaptado a todo. Cada uno tiene su modo de respuesta y ni siquiera cada compositor tiene un modo único de reacción cuando recibe las noticias más crudas. Ahora, por lo general las problemáticas más íntimas tienen una salida más lírica que las otras que miran y dicen de otra manera, como "Canto versos".
- En algún momento se creyó que la canción podía transformar el mundo o, al menos, acompañar sus cambios ¿Qué sensación se tiene ahora?
- Las experiencias artísticas son poderosas y movilizantes, desde cualquier disciplina. Es imposible cuantificar la capacidad de cambio que tiene una obra, pero estoy seguro que una persona no está igual antes y después de vivir una experiencia artística. La canción en particular tiene una enorme capacidad de acción cuando hubo feeling entre el público y el músico. El arte implica accesoriamente vitalidad y cambio, de ninguna manera quietud e inercia.

Pablo Vazquez